Revista Semana
La literatura es medicina para el alma
La literatura es medicina para el alma
Por: Paula López

A puertas de la Feria del libro de Bogotá 2022, podemos como humanidad agradecer y honrar a la literatura, pues el mundo entero acudió durante los momentos más duros de los últimos años a este arte, como medicina sagrada para sanar y sosegar el alma.

Hoy sabemos que el alma de las personas esta ávida de paz y consuelo; en ese sentido la literatura es ese escondite sereno en el que la mente se refugia para poder escapar de tanta y tan cruda realidad.

Los creadores de los libros, de relatos, narrativas, manuscritos y poesías, somos los fotógrafos del alma, pues plasmamos en la literatura, fotografías de los sentimientos que yacen en el corazón, de tal modo que cuando tocamos a otra alma, esta pueda conmoverse al sentirse acariciada o estremecida por nuestro retrato.

Leer es sanar, es recordar, es volver a llorar, a sentir, es volver a vivir, quienes nos dedicamos al arte de escribir, sanamos a través de cada línea que creamos, con el propósito de encontrar a aquel lector que pueda sentir que está dentro de nuestra propia piel.

La literatura es medicina para el alma, pues el ser humano a lo largo de su historia ha estado a merced de muchos sucesos, algunos llenos de alegría e ilusión y otros llenos de dolor y melancolía, por eso los libros han representado siempre una vía de liberación para el alma.

Si cada uno de nosotros se convierte en el autor de su propia biografía y la escribiera poco a poco a lo largo de su vida, ese seria el mejor legado, la mejor herencia que podría entregarle a sus hijos, a sus nietos y a las nuevas generaciones.

Nos hemos equivocado pensando que el propósito de nuestra vida es generar el sustento para cubrir las necesidades propias y las de nuestra familia, sin detenernos a pensar que lo único realmente eterno, es aquel legado espiritual y de tradiciones que vamos a pasarle a quienes continuaran escribiendo nuestra historia.

El dinero va y viene, las cosas se ganan y se pierden, pues la vida es una colección interminable de perdidas, por eso es solo a través del arte y la literatura que la humanidad ha podido compartir su historia.

Imaginemos que vamos caminando por un museo o por una biblioteca y que nos detenemos frente a una obra, nos adentramos en ella para dejar que nuestra mente se funda en su esencia, así es la vida misma, tu vida y mi vida, una obra de arte, un manuscrito sagrado que plasma en la historia las vivencias de una existencia única e irrepetible.

Por eso todos somos poetas y autores, si nos detenemos a reflexionar sobre nuestra propia historia y hacemos de ella el mas valioso relato, pues por nuestros frutos nos reconocerán.

¿Si hoy comenzaras a escribir tu biografía, por donde empezarías? ¿Qué contarías? ¿Qué sería lo más valioso de tu historia? ¿Aquello que quisieras que tus bisnietos o sobrinos supieran y guardaran de ti?

Piensa por un instante que es aquello que mas ha significado para ti en tu libro favorito y rescata ese valor para llevarlo a tu vida y construye así tu legado, tu libro, tu historia.

La vida te regala una pagina en blanco cada día y tu tienes la libertad de escribirla, ¿qué tipo de autor eliges ser?

Muchos se quedan paralizados y no encuentran nada nuevo que escribir, otros se convierten en máquinas de escribir mecánicas sin reflexión ni sentimiento, pero en cambio hay autores que se dejan el alma en cada página, en cada día y lo escriben y lo viven sabiendo que una vez se escribe esa pagina y se vive ese día, quedarán grabados en el tiempo con una tinta indeleble y perpetua que harán de cada pagina y de cada día su mejor historia.

Hay almas que tuvieron que escribir su ultima pagina antes de tiempo y terminar de golpe su libro, hay otras que con valentía decidieron cambiar su historia y darle un final feliz, hay otras que se quedaron atrapadas en la tristeza y el desastre de una historia lamentable.

Lo que debes saber hoy es que todos absolutamente todos los libros vienen con las paginas en blanco, Dios no le entrega a nadie un libro que ya ha sido escrito, a todos nos regala una pluma mágica que se llama el libre albedrio, con la cual tenemos la libertad de elegir esa historia que queremos contar y lo mas importante que nos queremos contar a nosotros mismos.

Mi invitación hoy es que te atrevas a ser el autor de tu libro, elige el título de ese libro que contaría tu historia, como lo hizo Frankl cuando escribió ‘El hombre en busca de sentido’. ¿Tú estas en busca de qué?

Tu libro, tu vida, tu historia será fuente de inspiración para quienes después de ti seguirán escribiendo la continuación de tu libro, para no interrumpir tu relato, la mejor manera de ser inmortal y de dejar una huella en el mundo, es a través de un libro, pues cuando ya no estemos paseando por este mundo, nuestro libro si podrá permanecer en una estantería esperando enriquecer a otras almas como la tuya, que seguramente se ha nutrido de la generosidad de alguien más que se atrevió a contar sus mas valiosas vivencias.

¿Qué sería de nosotros sin William Shakespeare y Ernest Hemingway?

¿Qué sería de tus sucesores sin el legado de tu historia?

¿Qué sería de los niños si su abuela no les leyera un cuento?

Has de tu biografía un cuento que pueda abrazar y besar a otra alma cuando se encuentre con tus más íntimos relatos, toma de nuevo esa pluma olvidada y atrévete a escribir la historia que quieres vivir y dejarles como la mejor herencia a quienes sigan tus pasos en el camino de la vida…

Mi píldora para el alma

Cada día que amaneces, hay un libro de páginas en blanco esperando por ti, para que escribas en ellas el relato mas hermoso que alguien haya leído jamás, sería una pena, no escribir nada o dejar que otros escriban y definan tu historia, recuerda que tu eres el autor de tu propio libro! escríbelo con autonomía y trascendencia, es la mejor manera de dejar tu huella en el mundo!

¡¡¡Y ve a la Feria del Libro para nutrir tu espíritu!!!